¿En qué copa tomar el vino?

Degustar un buen vino requiere la elección de una buena copa. A menudo no le damos importancia a estos menesteres, pero debemos saber cómo realizar bien las cosas.

Los que más entienden de vinos apuntan a que la elección correcta de una copa puede cambiar la experiencia a la hora de disfrutar y degustar un buen vino. Muchas personas piensan que una copa de cualquier cristalería es válida para poder tomar un vino. Da lo mismo que el vino sea tinto, rosado o blanco. Es un tremendo error.

Las copas son distintas si se quiere degustar un vino tinto o uno blanco. La propia temperatura de servicio del vino condiciona el tipo de copaEl vino tinto al servirse a temperatura ambiente, requiere una copa grande, de boca amplia y ligeramente abombada que permita al sentido del olfato ayudar al gusto a disfrutar de ese vino. Los vinos tintos son más aromáticos y hay que dejar que la “nariz” aprecie estos matices.

Los vinos blancos, requieren una copa de menor tamaño, muy condicionados por su temperatura de servicio. El frío y su menor aroma de partida, respecto a un vino tinto, hace que el sentido del olfato sea importante, pero no en la medida que lo requiere un vino tinto. Además la necesidad de mantenerlo a temperatura bastante fresca, hace que la copa de menor tamaño ayude a disipar en menor medida esa baja temperatura. Hay que servirse pequeñas cantidades y hacerlo con mayor asiduidad para tomar el vino en perfectas condiciones de temperatura.

Los vinos blancos de mayor cuerpo, pueden ser también degustados en copas altas y delgadas, similares a las de cava y champán, pues permite que el olfato participe de su aroma al beberlo.

El cava y el champán, en copa flauta, alta y delgada que permita a la cadena de burbujas subir lentamente hacia la superficie. Las burbujas subirán lentamente, haciendo una pequeña hilera o cadena, de forma constante y uniforme. Su temperatura de servicio, muy fría, obliga a mantener la botella refrigerada o en hielo, y a servir tragos muy pequeños que se deben degustar de forma casi inmediata.

Los vinos rosados y otros vinos espumosos pueden ser degustados, dependiendo del tipo de vino, en copas aflautadas o de formas similares.

No es necesario contar con una cristalería especial para tomar el vino. Se pueden adquirir copas sueltas que puede comprar de forma escalonada hasta completar una cristalería perfecta para tomar cualquier tipo de vino. Hay marcas muy reconocidas en el mercado que se dedican de forma exclusiva o, casi en exclusiva, a la fabricación de este tipo de copas.

Independientemente del tamaño de las copas, no se deben llenar demasiado, no más de un tercio de su capacidad, para dejar sitio al “aroma” del vino, y que la persona que lo beba pueda disfrutar, no solo gustativamente, sino olfativamente.

Fuente: http://www.protocolo.org/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s